viernes, 25 de marzo de 2011

9 Songs





El caldo me ha quedado morado –no sé por qué puse lombarda a un cocido-, la lavadora sigue girando en un ataque epiléptico, mi cuarto ya está limpio tras los restos de aquel naufragio, he tecleado durante horas para acabar eso que se supone que era tan importante y he decidido ponerme a pintar (pintar, dibujar, “crear”, que no pintarme el ojo). Mientras pongo música de fondo, lo más gafapasta que se me ha ocurrido después de haber estado de maruja pelando judías verdes y pasando el aspirador… Y suena mi lista de reproducción. Suena mi B.S.O


Canción 1: Fue hace tiempo, pero aún tengo un blues para ti. Tardes de siesta, apuntes en la mesilla junto a una caja de condones, cuerpos anudados tras haber hecho el amor (porque sólo hacíamos el amor), océanos de ti sobre mi cuerpo y mi boca, palabras bellas, al oído, tan presentes como tu sexo dentro de mí... Used to be so easy. Muy fácil. Todo era muy fácil hasta que decidiste que era mejor buscar mujeres que follarte para demostrarte que ya no eras un niño. Supe entonces que el amor no era mi amigo. Sonabas suave, sonabas dulce… So long, it was so long ago, But I've still got the blues for you.


Segunda pista de audio mientras he bocetado y borrado mil veces un montón de nada: Y si los blues rompen, el rock es para los chicos duros… Esta no es una canción para los que tienen el corazón roto. Me follabas hasta hacerme gritar, alto, muy alto, la mejor forma de demostrar a los demás que yo era tuya. Una canción con un toque sureño aún siendo del norte. It’s my life, it’ now or never. Por la cadera, por el pelo, dejándome sin aliento, sin nombre. Bajé la canción… My heart is like an open highway… Me bajé de tu coche, “nene”, esta es tu canción pero no la mía.


Arranca la tercera. Muevo el pie, ligeramente la cabeza:1, 2 3, y no hay un “responda otra vez”. Lo mismo es que lo puse en bucle eso de salir con este tipo de tíos, no sé. Lo mismo suena a rumba, que a canción de culto, que a canción de fiestas de pueblo... Y es que tengo un amor en la calle, amor que es de compraventa. Parecían historias divertidas, coloristas, originales, un golpe de efecto entre las piernas para rebajar tanta intensidad pero, tras la segunda estrofa, ¡ay, qué pereza! Si acaso tuviéramos que dejarlo sería como un barco sin timón. Menudos polvos bizarros, igual que la frase. Eso sí, Vivan las mujeres y viva el amor, ¡Ole!




Suena mi mvl, lo dejó sonar... Cuarta canción.
A veces encuentro una razón, a veces denigrante, pero me mueve el corazón. Rima fácil. A veces se cuelan en mi habitación, en mi vida, en mi piel… Porque sonabas más divertido que interesante, porque jugabas con mi ombligo… Te pegaste a mi pecho como si fuera un velcro. Un orgasmo, y ahí empezó el amor. Sí, tan sólo con mirarte…, tendría que reconocer que no tengo razón… ¡Bravo! La canción sonó perfecta durante toda tu actuación. Pero fue solo eso: me deslumbraron tus luces de neón. Lo indie, a estas alturas, me parece un cuento… Aún así, como politono está bien.


(Paparapapa paaaa) Colgó.


Qué típico. Qué irresistible. ¿Vamos por la quinta?
[Sube el volumen…] Sin velas, con alevosía, se escucha el crujir de mis medias, el aliento castañateando… Muevo la cadera por si te empalmo. Poco recomendable (tú) pero… cómo me miras, perfecto encuadre, luz, labios... Baby did a bad bad thing. ¿Esta es una historia en presente, pasado? Te acercas, sin que medien palabras: tú me deseas y yo deseo un futuro e incierto encuentro. ¿Y si olvidamos quién soy: el aroma infantil o el aspecto trajeado? You ever tried with all your heart and soul to get you lover back to. Me masturbo ante ti, solo para que me folles una vez más. Baby did a bad bad things. Qué típico, qué sexy, qué irresistible… En este tema lo único complicado es repetir en inglés el estribillo. La canción suena tan sólo una vez, no sea que vaya a aprendérmelo demasiado rápido.


Y en el silencio de la noche sorbo mi taza mientras me siento junto a la ventana para escuchar esta canción.
Firme candidata a convertirse en el tema central de mi BSO. Así soy, así éramos, así somos. Gigantes para algunos, bestias para muchos. Me da miedo la enormidad donde nadie oye mi voz. En un mundo descomunal me hiciste dejar de temblar. Me da miedo la inmensidad, me es más fácil jugar. Estamos cerca, tan cerca… que ahora dime lo cerca que ando de entrar (en ti). Demasiado, supongo. Creo en los fantasmas, terribles, de un extraño lugar. Enormes, frágiles… En estos casos, mejor pasar sin tropezar, al menos hoy. 
Curioso, una canción sin piel, pero la tocaron.


Pista 7:
El sol está empezando a desperezarse. Observo el dibujo, aún sin terminar.  ¡Vaya, pensaba que este color era azul!  Los tarros de pintura son engañosos, como los Príncipes Azules, que destiñen. Au Belleville swinging rendez-vous, J' veux pas finir ma vie a Singapouuuur, (Singapouuuur)… Tras los melodramas sentimentales, tras el sexo como droga dura, las historias originales o las frustradas por perfectas, a veces viene bien una nota distendida. Me gusta esta canción: divertida, fresca, amable para no rayarte… Me escuchabas, rondabas mi falda como quien limpia un florero pero sin cambiar el agua… Me decías “bonita” aunque no me lo hicieras sentir… Y me mirabas como quien mira una tarta detrás de la vitrina. Y me abrazabas por sentir mi cuerpo pegado al tuyo con la ropa por celosía. Y me llamabas por teléfono desde la cama por meterte conmigo en ella. Au Belleville swinging rendez-vous, J' veux pas finir ma vie a Singapouuuur, (Singapouuuur)…   Fácil, esquiva, pueril. Nuestra relación: una eterna “Y”. Suena bien esta canción pero yo el  ‘francés’, a secas, no lo entiendo.


Abro la ventana para que la mañana entre de golpe. Me lavo la cara y percibo los acordes de una canción imposible, perfecta.
Perfecta por imposible, por ser un bocado perfecto que se disipa lentamente, como el agua en los charcos. Wherever you go, Wherever you land, te diré lo que esto significa para mí. Primero, los acordes, tímidos pero de una dulzura y sutileza embriagadora. Te relajan, te hacen sentir cómoda, “en casa”, tú misma. No hay nada más seductor que alguien logre que el tiempo pase suavemente. Pero existe un “pero” But this is what love is for, To be out of place, Gorgeous and alone, Face to face. Sí, esto es el amor [escucha ese punteo, por favor, certero, inolvidable y cierto]… Esto es este amor imposible: precioso y solo. Sólo durará este instante. Me ofreces el aquí y ahora… Y afincado en mi memoria poética esperaré el próximo instante. With no larger problems. Ahora sé que no hay nada más importante que saber que alguien (tú) me está escuchando. Canción imposible. Suena perfecta. Tócala, tócame una vez más.


El sol ya es una mera anécdota en el día. Escucho a los primeros transeúntes en las calles, pequeño taconeo feliz al dejar la puerta del portal atrás. La música ha cesado. La cafetera hace “shushushu”, la escoba hace “rasrasras”, el vecino se despereza “buaaaas”. La cortina ondea cual símbolo de la república ventilada de mi casa. Mi dibujo, en la mesa. No es una obra de arte. Quedan atrás las pinturas, los tres sobres de te en una taza divorciada, goma de borrar por no borrar lo importante y una sonrisa medialuna. Mi dibujo, sí, no es una obra de arte. No, no lo es. Protagonistas cada uno en su mundo y a la vez extras del mundo de los demás. Tots entrecreuant-nos... Miles de vidas, de centros de gravedad. Millones de rastros,  infinits plans de futur. Cojo celo y ubico “el lienzo” sobre el póster enmarcado de Una noche en la ópera. La habitación parece distinta. Enciendo el ordenador y busco una canción: Protagonistes, de Pau Vallvé. Definitivamente, he encontrado mi canción.


La novena.




9 comentarios:

Abogada Soltera dijo...

Huelga decir que tenéis los vínculos a las canciones como hipervínculos en cada una de las historias. Que ustedes los disfruten! Besos de sábado

* Willow Sweet * dijo...

Buenas canciones.
Perfectas para un sábado como este.
Te sigo ^^

* Willow Sweet * dijo...

era, mejor dicho soy la de la foto.
Es bastante antigua, jeje.

Karnevoi dijo...

La BSO no se alcanza sino al final de la búsqueda, y nunca sabemos cuando llegará.
Guarda esos fragmentos donde deben de estar, bien ubicados.

Las melodías imposibles y perfectas, en mi caso, son una obsesión...

Me gustó, mucho.

eva-escort madrid dijo...

Todas las imágenes acompañadas por una canción especial y tratandolas a cámara lenta tienen la facultad de hacernos ver y sentir de una manera distinta la realidad.

Anónimo dijo...

Sólo una pequeña aclaración como hombre practicante. Los hombres no sentimos la intempestiva necesidad de follarnos a otras mujeres, -con esos inevitables regueros de serás-cabrón y porqué-a-mís tan melodramáticos-, para demostrar que ya no somos niños, más bien lo contrario según se dice. En realidad tiene que ver con sentirse vivo.

Pero, desde luego, sigo sin creerme nada.

Advenedizo. dijo...

me gusta el concepto de lista musical para dibujar un estado de ánimo. Buen gusto. Mezcla sensacional de claroscuros.

un placer

saltar del tren dijo...

Un blog mas que interesante. Te seguiré recorriendo de a poco mientras te disfruto.
un abrazo

Hector dijo...

pots deben de estar, bien ubicados.